Altos Hornos de Corral

Más que una audioguía

Altos Hornos de Corral

 

 

Junto al espectacular paisaje fluvial de la desembocadura del río Valdivia, encontramos dispersos los restos de la histórica planta siderúrgica de Altos Hornos de Corral.
 
El ingeniero Carlos Vattier en 1890 recomienda el puerto de Corral como ubicación para implantar una industria siderúrgica en Chile, utilizando altos hornos a base de carbón de madera, “ allí abunda la leña; la mano de obra es más barata; los muchos ríos facilitan el transporte y el puerto es abrigado.”
 
La planta de Corral, inicia su funcionamiento en 1910, veinte años después de la propuesta de Vattier, construida bajo sus indicaciones y las de Francisco Proudhomme. Los Altos Hornos sólo funcionaron por un año, debido al problema de disponibilidad de madera seca y la variedad de leñas utilizadas que no permitían lograr un poder calorífico constante al proceso industrial. El deficiente funcionamiento del horno llevó a la empresa francesa a la quiebra en 1912.
 
En 1933 la Compañía Electrosiderúrgica e Industrial de Valdivia (ESVAL) reabre la empresa en las mismas instalaciones, adaptando el alto horno para funcionar con carbón vegetal.
 
El gran complejo industrial de los Altos Hornos de Corral contaba en la década de 1940 con una serie de instalaciones industriales anexas, tales como: una planta diesel para generar energía eléctrica; fábrica de ladrillos refractarios; una fábrica de alambre; taller mecánico y maestranza, fundición y laboratorio físico químico; muelle; andarivel; vía férrea; remolcadores y una población para trabajadores.
 
Con el fin de la Segunda Guerra Mundial, las siderúrgicas norteamericanas y europeas inundaron el mercado nacional con productos de bajo costo, empeorando la situación económica de la empresa. En 1946 ESVAL solicitó la paralización de las actividades de la siderúrgica de Corral.
 
En 1950, la Compañía Aceros del Pacífico (CAP) inicia el último intento para reactivar la planta de Corral. Pese a las mejoras, nunca pudo tener utilidades. En 1958 se cerró definitivamente la usina de Corral.
 
En 1960 el terremoto y maremoto de Valdivia arrasaron con las instalaciones de la siderúrgica, siendo desmantelada años después.
 
En la actualidad, del conjunto industrial de Altos Hornos, permanecen en pie y de forma bastante dispersa, sólo vestigios de aquella época, ruinas de elementos estructurales de hormigón armado que daban soporte a todas las instalaciones industriales. Algunas de ellas en medio de una planicie inundable donde se pasean los animales en este nuevo ecosistema.
 

Imágenes Históricas


 

Imágenes Actuales


 

 

Referencias bibliográficas

 

  • BIDEZ, L. (1920). Los progresos de la industria siderúrgica y su porvenir en Chile Anales del Instituto de Ingenieros de Chile, Año XX, p. 217-222.
  • DANÚS, H. (2007) Crónicas mineras de medio siglo (1950-2000), Santiago de Chile, RIL Editores: Corporación Minería y Cultura.
  • ECHENIQUE CELIS, A. & RODRÍGUEZ GÓMEZ, C. (1990) Historia de la Compañía de Acero del Pacífico S.A. : Huachipato, consolidación del proceso siderúrgico chileno, 1905-1950, Santiago de Chile, Compañia de Acero del Pacífico.
  • MARTÍNEZ GUARDA, J. (2002) Historia de la siderurgia latinoamericana, Chile, Instituto Latinoamericano del Fierro y del Acero.
  • PRUDHOMME, FRANCISCO. (1932) Industria siderúrgica. La verdad sobre el alto horno Prudhomme instalado en la fábrica de Corral. Sus ventajas tanto actuales como para el porvenir de la industria del fierro en Chile, Santiago, Imprenta El Imparcial.
  • SÁNCHEZ HURTADO, C. (1952). Evolución histórica de la industria siderúrgica chilena e ibero-americana, Santiago, Nascimento.
  • VATTIER, CARLOS. 2012 [1910]. La industria del hierro en Chile, Santiago de Chile, Cámara Chilena de la Construcción: Pontificia Universidad Católica de Chile: Biblioteca Nacional.