Termoeléctrica en Lota

Más que una audioguía

Termoeléctrica en Lota

 

 

 
En un acantilado junto al Océano Pacífico, se mantienen, apenas en pie, los restos de la Central Termoeléctrica de Lota, dentro del sector industrial de ENACAR.
 
Esta planta termoeléctrica nace en 1932 como parte del Pique Carlos Cousiño para alimentar las faenas de extracción del carbón del nuevo pique.
 
A principios del siglo XX las principales empresas explotadoras de las minas de carbón en Chile eran: la Compañía Carbonífera y Fundición Schwager y la Compañía de Lota y Coronel que extraían 2/3 de la producción nacional.
 
Las inversiones de estas empresas significaron, además, la incorporación de variados avances tecnológicos y beneficios para la comunidad local, por ejemplo: el alumbrado público, el alcantarillado y la calefacción de las viviendas.
 
Las minas de Lota y Coronel eran subterráneas y en parte bajo el mar. Para su correcto funcionamiento se debía usar compresores de aire para inyectar aire fresco a las galerías, bombas de agua para desaguar las infiltraciones, así como locomotoras, bombas eléctricas y correas transportadoras. Esto significó que las grandes compañías carboníferas realizaran fuertes inversiones en infraestructura para aumentar la producción. Cada una de estas maquinarías necesitaba energía eléctrica haciendo necesaria su construcción.
 
Esta planta estaba formada por tres cuerpos diseñados en un estilo Art Déco, implementándose en su interior, dos turboalternadores AEG de una capacidad de 8.800 KW, en corriente alterna, trifásica, 5.500 voltios.
 
En 1930 el petróleo como producto energético comienza a desplazar al carbón, iniciándose en el país la decadencia de la minería del carbón en la década de 1950. Las centrales termoeléctricas pasaron a formar parte de un sistema de respaldo el año 1976, cuando fueron reemplazadas por energía generada en centrales hidroeléctricas de la cordillera.
 
La industria del carbón fue nacionalizada durante el gobierno de Salvador Allende. Finalmente, en 1997 se declaró el cierre definitivo de las minas de ENACAR, quedando todo el sector abandonado.
 
Hoy, luego de los sucesivos terremotos, sólo quedan 3 muros en pie, algunos pavimentos con baldosas, las losas abovedadas con vigas de acero y murallones de contención en el zócalo del subterráneo.
 

Imágenes Históricas


 

Imágenes Actuales


 

 

Referencias bibliográficas

 

  • ASCUI, H., MUÑOZ, M. D. & SÁEZ, N. (2015) Patrimonio industrial de la ciudad de Lota. A doce años del cierre definitivo de las minas del carbón. Arquitecturas del Sur, V. 27, p. 4-25.
  • ASTORQUIZA, O., GALLEGUILLOS V, O. & OJEDA RUMINOT, H. (2005) Cien años del carbón de Lota, 1852-septiembre-1952 : antecedentes históricos, monografía y estudios sobre el desarrollo industrial, económico y social de las minas carboníferas de Lota en su primer siglo de vida, Santiago de Chile, Compania Carbonifera e Industrial de Lota : Origenes.
  • FIGUEROA, E. & SANDOVAL, C. (1987) Carbón cien años de historia : (1848-1960), Santiago, CEDAL.
  • ORTEGA, L. (1991) El mundo del carbón en el siglo XIX. In: ORELLANA, M. & MUÑOZ, J. (eds.) Mundo minero : Chile, siglo XIX y XX. Santiago: U. de Santiago .
  • RODRÍGUEZ, J. & MEDINA, P. (2011) Reconversión, daño y abandono en la ciudad de Lota. Atenea (Concepción), 504, p. 147-176.